USS en los medios


Supercontrolados:
Crecen los sistemas para vigilar todo con el celular

CON VIDEOS Y RASTREADORES GPS, PERMITEN MONITOREAR AL INSTANTE LA CASA, EL COCHE, LA MASCOTA Y HASTA DÓNDE ESTÁN LOS CHICOS. LOS SERVICIOS VAN DE 30 A 170 PESOS Y SON CADA VEZ MÁS DEMANDADOS.

Febrero 14, 2014 – Con el avance de la tecnología, el celular va a camino a convertirse en la herramienta por excelencia para enterarse de todo lo que está pasando, en cualquier momento y en cualquier lugar. Y ya no se trata sólo de recibir los mails al instante, seguir las redes sociales o leer las últimas noticias. Ahora también se suma la posibilidad de “monitorear” en tiempo real, con cámaras y rastreadores satelitales, lo que está pasando en la propia casa y la actividad de los seres queridos. Todo con imágenes en vivo, ubicaciones exactas y la facilidad de pedir auxilio tocando la pantalla.

Conscientes de estas potencialidades, en los últimos meses las principales empresas de seguridad lanzaron productos que llevan sus servicios de vigilancia a los dispositivos móviles. Eso ya permite, con costos mensuales que arrancan en $ 30 a $ 170, controlar a distancia y con sólo un vistazo el estado de la casa, el auto, los hijos y hasta de las mascotas a través del móvil.

¿Ya volvieron los chicos del colegio? ¿Qué están haciendo? ¿Comieron? ¿La niñera los trata bien? Inquietudes de este tipo, típicas de padres que trabajan fuera del hogar, ahora pueden resolverse con una mirada al celular, que mostrará en vivo lo que captan las cámaras de la casa a cada momento. [...]

“Hay una tendencia a desarrollar productos más amigables con el estilo de vida de los usuarios, que hoy concentran toda la información en el smartphone”, concluyó Francisco Alberton, CEO de USS Seguridad Integral, empresa que también ofrece un servicio de monitoreo con imágenes en vivo y el seguimiento de los vehículos.

Al ser un servicio de cámaras monitoreadas varias veces más barato que uno con vigiladores, las empresas ven una tendencia a cambiar la seguridad física por la electrónica, y el uso de smartphones abre nuevas posibilidades en ese sentido. Los mayores límites, aclaran, están ahora en la duración de las baterías y en la baja confiabilidad de las redes de telefonía celular, que pueden demorar o impedir un pedido de auxilio con consecuencias trágicas.

POR MARTÍN GROSZ

Volver